Destino Azores

AZORES

Bienvenido a las islas del famoso anticiclón. Estos nueve fragmentos de tierra en mitad del Océano Atlántico (São Miguel, Pico, Terceira, São Jorge, Flores, Corvo, Graciosa, Faial y Santa María) conforman uno de los grandes tesoros de Portugal. Su capital, Ponta Delgada, en la isla de São Miguel, supone el punto de partida perfecto para conocer los secretos de este exuberante archipiélago.

¿Qué ver?

Casco antiguo de Ponta Delgada. La entrada al casco antiguo se sitúa detrás de la Avenida do Infante Dom Enrique. Sus enmarañadas calles nos permiten pasear entre bellas casas de los siglos XVII a XIX, iglesias, conventos y ermitas. No olvides darte una vuelta por el mercado, el Teatro Micaelense, el Museo Carlos Machado y la biblioteca junto a la Iglesia del Colegio, donde se encuentran los archivos históricos de la ciudad.

Paseo Marítimo de Ponta Delgada: Aquí encontrarás una amplia área comercial de 3 kilómetros de longitud repleta de restaurantes, tiendas y todo tipo de servicios para los turistas, entre ellos el alquiler de coches o excursiones para recorrer la isla. Aunque tu intención al acercarte aquí también puede ser la de disfrutar contemplando las embarcaciones atracadas en su puerto. Justo a la entrada del paseo se encuentra otro barrio interesante, El Campo de San Francisco, con importantes monumentos.

Jardín Botánico José do Canto: Se trata de uno de los rincones más encantadores de la capital. Coquetos senderos nos llevarán a descubrir especies vegetales de los 5 continentes y también la exclusiva flora local. Además de naturaleza, encontraremos pequeños edificios como la Capilla de Santa Ana, la Casa del Jardín, el invernadero o una sala de exposiciones donde se celebran actos relacionados con el medio ambiente.

El lago de las Siete Ciudades: Una de las maravillas naturales de Portugal. Se trata de un lago situado en un enorme cráter volcánico inactivo. La realidad es que el lago es hidrológicamente uno, pero la magia de las islas y las condiciones de sus aguas hacen que una parte del mismo refleje la luz del sol en tonos azules, mientras que la otra lo hace en colores verdosos. De ahí, que todo el mundo hable de dos entes diferentes, el “Lagoa Verde” y el “Lagoa Azul”. Su contemplación bien merece el viaje hasta aquí.

Caldeira Velha: Si no has tenido suficiente, la naturaleza insular te deparará otra sorpresa de bellos colores. Entre estanques de aguas termales, encontramos una cascada que fluye hasta una laguna de aguas calientes de color esmeralda. La roca, de un intenso tono rojizo, se refleja en la superficie junto al exuberante verde de la vegetación que la rodea.

El Valle de Furnas: Del agua al fuego. Antes de arribar al lago de Furnas, ya percibimos su característico olor a sulfuro. La actividad volcánica de San Miguel ha regalado a la zona fumarolas y aguas termales donde, además de darnos un inolvidable baño, podremos maravillarnos observando cómo los lugareños aprovechan el calor de la tierra para cocinar deliciosas recetas.

Plantaciones de té: San Miguel es el único lugar de Europa donde se produce té. A finales del siglo XIX se tomó la decisión de aprovechar las bondades climáticas de la isla para este tipo de cultivo. Si eres un amante de esta infusión no dejes de probar sus distintas variedades, cultivadas en la costa norte.

Miradores de San Miguel: Existen numerosos miradores situados estratégicamente para que la vista desde ellos sea siempre impresionante. Algunos disponen, además, de servicios públicos, merendero y barbacoa (con su leña y todo). Hay muchos, a cual mejor: Pico Ferro, Nordeste y Povoaçao, Lagoa de Fogo…

¿Qué hacer?

Probablemente, la actividad más excitante y popular del archipiélago sea el avistamiento de ballenas. En todas las islas es posible observar numerosas especies como la ballena azul y el rorcual común. También nos esperan tiburones, tortugas, delfines y muchos otros gigantes del mar.

Si prefieres andar por tierra firme también estás de enhorabuena. La isla cuenta con una red de senderos muy importante que atraviesa sus bellísimos paisajes. Algunos de ellos también podrás disfrutarlos a caballo o en bicicleta. Si lo tuyo son las emociones fuertes, puedes optar por explorar la isla en 4×4 o quad.

Las actividades acuáticas también cuentan con un gran desarrollo en São Miguel. Buceo y pesca de altura son dos de las más populares en el mar, mientras que el piragüismo es una práctica muy común en las numerosas lagunas. Piensa que no todos los días podrás presumir de haber navegado por el interior de un volcán.

La práctica del golf está en auge en estas tierras. Grandes campos ideales para la práctica de este deporte te están esperando en medio de hermosos paisajes naturales.

¿Qué comer?

Estando en una isla, ¿cómo no degustar los manjares que ofrece el mar? Atún, chicharros, caballas, pargo, pez espada y otras especies de pescado son comunes en la cocina azoriana. Si te gusta el marisco, no dejes de probar el centollo, la langosta, los cangrejos o los cavacos. Los crustáceos como las clacas o las lapas se suelen acompañar con salsa afonso, aunque también puedes probarlas a la parrilla, con arroz o açorda (sopa con pan). Si visitas la isla de San Jorge, debes saber que aquí crecen las únicas almejas del archipiélago.

La carne de vacuno de las Azores tiene Denominación de Origen Protegida, por lo que supone una apuesta segura por el sabor. La alcatra de Terceira, la molha de carne o el filete a la moda regional son algunas de sus presentaciones más típicas. Los torresmos de molho de fígado (un guiso de carne) y los embutidos son también exquisiteces que no deberías perderte. Aún más exóticos son la linguiça, un plato principal que te recomendamos pedir con ñame, y la morcilla con piña, que se toma como entrante. Pero sin duda, el plato estrella de la cocina insular es el cocido de Furnas, un espectáculo gastronómico a la par que visual. Observar cómo carnes y verduras se cocinan en una cazuela enterrada sobre un volcán es algo que no se hace todos los días.

El clima de la zona permite el cultivo de frutas de la más variada procedencia. Desde plátanos a piñas, pasando por chirimoyas, araçás (un tipo de guayaba) o maracuyás. Algunos de estos regalos de la naturaleza, también tienen certificada su calidad mediante la correspondiente denominación de origen.

Y no, no nos hemos olvidado de los postres, como la Masa Sovada (un tipo de bollo), los bolos lêvedos  (bollo dulce) o el arroz con leche. Pero existen muchos más cuyas recetas proceden de los conventos. En cada isla hay pasteles y dulces típicos y, en realidad, te recomendamos probarlos todos. ¡Date el capricho!

Si hablamos de vinos, hay que mencionar el famoso verdejo y también los nuevos vinos de Pico, Graciosa y Terceira. Cerveza, licores de frutas y aguardientes también tienen un sabor especial.

¿Cómo moverse?

Coche: Recorrer la isla en coche de alquiler es una buena opción. Las carreteras están en buen estado y, aunque la señalización no es la mejor, es fácil llegar a cualquier lugar. Hacerse con una scooter tampoco es mala idea.

Taxi: Rápido y práctico, el taxi es una alternativa no tan cara como podría parecer.

Autobuses: Salvo en casos puntuales, quizás no sea la mejor alternativa ya que las frecuencias no son demasiadas. Tan sólo en las islas de San Miguel, Pico y Terceira la red es relativamente completa.

Barco: Existen varias compañías de ferrys que viajan diariamente a todas las islas.

¿Qué comprar?

La artesanía suele convertirse en el souvenir más buscado. La cerámica (especial éxito tienen los pequeños platos de arcilla pintados a mano en Vila Franca, Sao Miguel y Lagoa) y la alfarería (de Santa María y Graciosa) constituyen los ejemplos de la artesanía más tradicional. Un regalo muy práctico son también los jerseys de lana de oveja de Santa María, los cubrelechos de cama de Ponto Alto, las mantas de San Jorge o los bordados de la isla de Terceira.

Consejos y trucos

Pese a su clima benigno, es recomendable meter en la maleta alguna prenda de abrigo. Aunque las temperaturas no desciendan exageradamente, por la noche puede llegar a hacer frío, especialmente en invierno y en las montañas. Imprescindible es también el impermeable. El cielo ha de cuidar de los bosques de la isla y los riega con frecuencia, si bien tras los chaparrones acostumbra a salir el sol.

Tampoco está de más, llevar repelente para los mosquitos, especialmente si viajas de abril a septiembre.

Información básica

Moneda Oficial: La moneda oficial es el Euro.

Idioma oficial: El idioma oficial es el portugués.

Clima: Las islas gozan de un clima templado todo el año, unos 14 grados en invierno y en torno a los 25 en verano. De octubre a abril es la temporada de lluvias, pero normalmente son pasajeras y suelen dar paso al omnipresente sol de su famoso anticiclón.

Documentación necesaria: Para miembros de la UE, únicamente es necesario el DNI o el pasaporte en vigor.

Expresiones - Palabras clave

Hola – Oi

Buenos dias – Bom dia

Buenas tardes – Boa tarde

Buenas noches – Boa noite

¿Cómo estás? – Como vai?

Bien – Bem

¿Cómo te llamas? – Qual é seu nome?

Me llamo… – Eu sou …

Encantado de conocerlo – Muito prazer / Meu prazer

Por favor – Por favor

Gracias – Obrigado (masc.) obrigada (fem.)

De nada – De nada

Si / No – Sim/ Não

Perdón –  Desculpa / Sinto muito

Adiós- Tchau

Hasta mañana – Até amanhã

No entiendo – Não entendo

No hablo inglés – Não falo inglês

¿Hablas español? – Você fala espanhol?

¡Ayuda! – Socorro!

Donde está el baño? – Onde está o banheiro?