Destino Casablanca

CASABLANCA

A pesar de que nunca haya existido el Rick´s (el bar de Humphrey Bogart en la mítica película), Casablanca tiene muchos motivos para que acudas a visitarla. Situada al oeste de Marruecos, junto al Océano Atlántico, es no sólo la mayor ciudad del país sino de todo el Magreb gracias a sus casi 7 millones de habitantes. Músculo industrial y comercial del Reino Alauita, cuenta con un patrimonio arquitectónico moderno importante.

¿Qué ver?

Gran Mezquita de Hassan II: Situada en el Boulevard Sidi Mohammed Ben Abdallah, su minarete de 200 metros es el más alto del mundo. Está equipada, además, con las últimas tecnologías como resistencia a terremotos, suelo con calefacción, puertas eléctricas y láser visible desde varios kilómetros.

La Medina: O lo que es lo mismo, la ciudad vieja. No es de las más antiguas del país ya que Casablanca fue destruida totalmente por el terremoto y posterior tsunami de Lisboa del año 1755. Sin embargo, posee rincones interesantes.

Barrio de Habous: Un barrio construido en el siglo XX por los franceses que se ha convertido en la “Nueva Medina” de la ciudad. Accedemos hasta él desde el Palacio Real, otro de los símbolos de Casablanca. De diseño moderno y atractivo, encontraremos cafés, librerías y también talleres artesanos. Sin salir de Habous, podemos visitar el Zoco de las aceitunas y el El Mahkama Pacha, un edificio oficial que alterna sus funciones de tribunal y sala de recepciones.

Distrito de Anfa: Gran parte de la clase pudiente de la ciudad reside en este barrio y las mansiones (o Villas, como aquí las llaman) así lo atestiguan.

Corniche (malecón) de Casa Blanca: En su recorrido se reparten los mejores bares y discotecas de la ciudad. Imprescindible si tienes curiosidad por conocer al ambiente nocturno.

Sqala: Vigilando el puerto de Casablanca, la Sqala es una fortificación con cañones defensivos que sobrevivió a la antigua ciudad.

La Estación de Casa Voyageurs: Construida en el oeste de la ciudad, arribarás a esta estación si accedes a Casablanca desde el aeropuerto o desde otra de las joyas del país, Marrakech.

Playa Paloma: Si quieres ver a los pescadores y mariscadores hacer su trabajo, levántate bien temprano y visítala de madrugada. Desde altas horas de la noche, se recogen mejillones y se sale a pescar salmonetes y besugos, entre otras especies.

Playa Mohammedia: ¿Qué otra playa conoces con vistas a una mezquita? En este caso, nada menos que a la de Hassan II.

¿Qué comer?

Tratándose de una ciudad costera, los platos más típicos de la ciudad tienen como protagonistas a pescados y mariscos. Las influencias francesa y española también se dejan sentir en las recetas. Los mejores restaurantes de este tipo están en el puerto pesquero y en el malecón. El centro comercial Morocco Mall también cuenta con buenos restaurantes de diferentes partes del mundo. Para los amantes de la comida rápida, se recomienda la calle Chaouia, junto al mercado Mohamed V. Encontrarás restaurantes populares, puestos de brochetas, sándwiches, pollo y pescado muy baratos y animados. El centro de la ciudad también es un buen lugar donde dejarse seducir por aromas y sabores.

Las ensaladas constituyen un primer plato muy típico en Casablanca. La mechouia es una ensalada clásica de tomates y pimientos sazonada con ajo, aceite de oliva y jugo de limón. Por su parte, la meslalla consiste en un mixto de diferentes ensaladas de olivas, hinojo, feggous (pepinos largos y finos) y zanahorias ralladas y perfumadas con flor de naranjo.

El plato nacionalpor excelencia es el tajin. Toma su nombre del cuenco de barro en el que se prepara un guiso de pescado, pollo o carne y legumbres. Todo deliciosamente aromatizado y que los comensales toman directamente del mismo plato. Otro clásico es el couscous. Puede ser elaborado de cientos de formas distintas y con ingredientes de lo más variados.

Si nos centramos en la carne, debemos hablar de las brochetas. Asadas a la brasa, las encontrarás en calles y mercados y suponen un rico y económico tentempié que nos ayuda a recobrar fuerzas tras las duras caminatas del turista. Las keftas son una especie de albóndigas de carne molida (aunque también las hay de sardina) que se compran en cualquier tienda de comestibles. El briuat es una masa filo rellena de diferentes tipos de carne molida que también hará las delicias del comensal. Una de las grandes exquisiteces de la ciudad es el mechoui, plato tradicional de los banquetes elaborado con cordero a la brasa. ¿A que se te hace la boca agua? Otra opción contundente es la harira, una sopa que se acostumbra a tomar después del ayuno del Ramadán y que se elabora con legumbres secas y, en ocasiones, trozos de carne. Y no podemos olvidarnos de la pastela, el otro plato tradicional de Marruecos, una especie de hojaldre con carne de ave, huevo duro, perejil, almendras, azúcar, canela y miel.

A los golosos, les recomendamos que se dejen llevar por su instinto y se lancen a probar cualquiera de los deliciosos dulces que encontrarás por todos los rincones de la ciudad. De elaboración e ingredientes muy parecidos, siempre están buenos.

Y para ayudar a calmar el estómago (y el espíritu) tras un copioso banquete nada mejor que la bebida nacional, el té con menta. Tómalo con calma cómodamente sentado en alguna terraza mientras contemplas la ajetreada vida de la ciudad.

¿Cómo moverse?

Autobús: Interesante opción… si hablas árabe. Los nombres de las paradas están escritas en este idioma por lo que podrías desorientarte. Si en cualquier caso te lanzas a la aventura, debes saber que los billetes se compran directamente al conductor.

Tranvía: Una opción más cómoda. Actualmente Casablanca cuenta con una línea de tranvía y se está estudiando la construcción de una segunda.

Taxi: Definitivamente, el taxi es el mejor medio de transporte para desplazarse por la ciudad. Son baratos y es posible negociar el precio antes de realizar el viaje. Los de color rojo se usan para moverse por el centro urbano, aceptan hasta tres pasajeros al mismo tiempo y son los únicos que cuentan con taxímetro. El precio mínimo por trayecto es de 7,50 dírhams. Los taxis blancos, circulan siguiendo rutas fijas que unen el centro de la ciudad con las zonas periféricas. Tienen una capacidad de hasta seis pasajeros.

Tren: Si queremos salir de la ciudad y viajar a cualquier punto del país, desde las estaciones de tren de Casablanca podremos hacerlo.

¿Qué comprar?

Casablanca tiene fama de ser una de las mejores ciudades para adquirir artesanía a buen precio. En el barrio del Habous encontrarás numerosas tiendas que la ofrecen junto a otros productos típicos como alfombras, bisutería o trajes tradicionales.

Siempre es una experiencia acercarse a comprar a los zocos y mercados. El del cobre destaca por la venta de objetos de este material y de latón, aunque en él también podemos encontrar cerámica, juegos de té y artesanía en general. El Mercado Central es el ideal si lo que buscas son productos de alimentación, flores o menaje del hogar.

Pero una ciudad como ésta no iba a vivir sólo de la tradición. Las mejores firmas internacionales de textil cuentan con locales en Casablanca, muchos de ellos en el impresionante Morocco Mall. Situado al final del paseo marítimo de Ain Diab, pertenece al selecto club de los mayores 5 centros comerciales de todo el mundo. Más de 600 tiendas te esperan para ofrecerte moda, ocio, restauración, productos típicos, lujo y cultura.

Consejos y trucos

El regateo es una práctica extendida en todo el país. De hecho, que el cliente no quiera negociar puede resultar incluso molesto para los vendedores. El primer precio que te dirán será generalmente muy elevado, redúcelo considerablemente en tu oferta y, a partir de ahí, déjate arrastrar por el juego.

Otra recomendación muy importante tiene que ver con el consumo de agua. No la bebas nunca del grifo y, cuando la pidas en algún local, asegúrate de que la botella no esté abierta. Tampoco es buena idea tomar fruta sin lavar o alimentos no cocinados. No es que te vaya a ocurrir nada grave; simplemente, que nuestros estómagos europeos no están acostumbrados y pueden sufrir alguna “incómoda” molestia.

Información básica

Moneda oficial: La moneda oficial de Marruecos es el dirham marroquí (dh).

Idioma oficial: El idioma oficial es el árabe, aunque el bereber está muy extendido. La población alfabetizada habla también francés. En los establecimientos turísticos, es común que los trabajadores conzocan algo de español y otros idiomas.

Documentación necesaria: Los nacionales españoles pueden entrar a Marruecos con su pasaporte vigente durante toda la estancia. No es necesario el visado para viajes turísticos.

Clima:Su situación al borde del océano provoca inviernos suaves y veranos relativamente húmedos y templados, aunque con escasas lluvias. La temperatura media anual es de 19 °C

Vacunas:

– Recomendadas: Tétanos, Triple Vírica y Hepatitis A.

– Situaciones especiales: Fiebre tifoidea, Hepatitis B, Rabia, Gripe, Neumocócica.

No obstante, te aconsejamos que verifiques esta información en la página web del Gobierno de España porque puede haber cambiado: https://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPaises.do

Expresiones - Palabras Clave

Hola – Ahalan
Adiós – Ma’a ElSalama
Hasta luego – Wada’an
Buenos días – Saba’a AlKair
Buenas tardes – Masa’a AlKair
Buenas noches – Laila Tiaba
Por favor – Min Fadilak
Gracias – Shokran
De nada – Ala ElRahib Wa ElSaa
Lo siento – Ann Eazinak
Sí – Na’am
No- Laa
Bien – Taib
Mal- Saia
Amigo – Sadik