Destino Dakar

Pulsa sobre la siguiente imagen para ver el tour 360º

DAKAR

Dakar, la capital de Senegal, es el punto de partida perfecto para conocer un país en el que te esperan sorpresas a cada paso. Playas paradisíacas, ciudades monumentales, aldeas de pescadores, selva tropical… la cara más auténtica de África convive en armonía con la herencia colonial europea. De gran importancia comercial y cultural, algunas de las ciudades senegalesas han marcado la historia de esta zona del continente negro. Déjate envolver por su magia.

¿Qué ver?

La Medina de Dakar: Fundamental para conocer el auténtico Dakar. En las estrechas y ajetreadas calles del casco antiguo la vida se agolpa a cada paso. El edificio más importante es la Gran Mezquita, pero el auténtico sabor está fuera de sus muros.

Los mercados: Recorrer cualquier mercado de Senegal es un desafío a los sentidos. La vista, el oído y el olfato pueden llegar a saturarse. Sobre todo este último, porque a la acumulación de aromas se une el olfato que hay que desarrollar para hacerse un maestro del regateo y conseguir buenos precios. En Dakar encontrarás dos de los mejores mercados de África Occidental, el “Marché Kermel”, especializado en comida (atención a los mariscos, las frutas y las hortalizas frescas) y el “Marché des HLM”, donde encontrarás todo tipo de telas al gusto africano, esto es, en vivos colores.

El Monumento del Renacimiento Africano: Un colosal monumento construido en 2010 y dedicado a la liberación de África de los colonizadores europeos y al final de la esclavitud.

Pointe des Almadies. Si eres aficionado al surf o, simplemente te gusta contemplar cómo estos deportistas cabalgan sobre las olas, acércate hasta la península de las Almadies. La temporada alta para su práctica es de noviembre a mayo.

El Lago Rosa: Uno de los fenómenos naturales más curiosos del país. Se trata de un enorme pero poco profundo lago de aguas cálidas que contiene grandes cantidades de sal. Esta característica y la presencia de un tipo de alga especial hacen posible su extraño color y que, como ocurre en el Mar Muerto, puedas flotar tanto que podrías dormirte sobre sus aguas sin ahogarte.

La isla de Gorée: Ubicada a 2 kilómetros del puerto de Dakar, una pequeña travesía en barco (de no más de 30 minutos) nos lleva hasta ella. Su atractivo principal es la Casa de los Esclavos, Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1978. Se trata de una antigua edificación que fue utilizada como almacén de esclavos. Es posible visitar las celdas y el punto de distribución. Se hace difícil romper el silencio que normalmente inunda las estancias. Imaginar los horrores que allí se vivieron es una experiencia que te invitará a reflexionar y a honrar la memoria de tantos millones de personas.

Delta del Salou. Uno de los paisajes naturales más impresionantes del país. En su variado ecosistema es posible avistar multitud de especies animales. El respeto por el entorno de los habitantes de esta zona hace que también podamos visitar auténticas aldeas de pescadores senegaleses.

Petite Côte: Curiosamente, los senegaleses llaman “Pequeña Costa” a una zona al sur de Dakar que se extiende durante unos 150 kilómetros. Aquí encontrarás playas de ensueño donde, lo más probable, es que tú seas el único humano que pisa su fina arena.

Sant Louis: Esta ciudad, la más antigua de la costa occidental africana, fue la capital de Senegal desde 1872 hasta 1957. Sus habitantes la conocen como “La Ville” y un paseo entre sus edificios coloniales y coloridos balcones te darán una pista sobre la importancia cultural de esta ciudad-isla. Importancia que reconoció la UNESCO al incluirla en la lista de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Comienza tu recorrido en el edificio del Syndicat d’Initiative of Saint Louis, frente al puente, y sigue la bonita ruta urbana que está indicada.

Guet N’Dar: En una zona conocida como Langue de Barbarie encontramos este pueblo pesquero, donde podrás contemplar cómo los pescadores llegan con sus capturas mientras las mujeres secan y ahúman el pescado en la playa. Además, es un espectáculo ver los cientos de embarcaciones de vivos colores que siempre están en reparación junto al mar.

Isla de Carabane: Una isla sin coches en donde es posible escuchar el silencio. Este paradisiaco remanso de paz se encuentra en el extremo sur del país, en el estuario del río Casamance, y en realidad es un banco de arena cubierto de palmeras, cocoteros, baobabs, mangos, mangles y otras frondosas especies vegetales.

¿Qué hacer?

Como sucede en gran parte de los países africanos, es impensable pasar por Senegal sin disfrutar de un safari. En el Parque Nacional de Bandia es posible admirar cientos de especies autóctonas en su hábitat natural. La belleza del paisaje, la sensación de aventura y las explicaciones de los guías sobre la fragilidad del ecosistema, harán que te enamores del lugar.

   Si la vida salvaje es todo un espectáculo, no lo es menos conocer a las gentes de esta tierra. Una manera muy común de hacerlo es alquilar un 4×4 y visitar las aldeas próximas a la capital. Senegal en estado puro.

También te recomendamos una ruta por la playa en sus tradicionales camionetas o 4×4. Se trata de una experiencia única que en muy pocos lugares podrás volver a repetir.

¿Qué comer?

La gastronomía de Senegal es considerada una de las mejores de África gracias a la confluencia de los sabores de la tierra y la influencia francesa. El tiebou dienne es el plato típico por excelencia y está compuesto por un pastel de pescado con hierbas, legumbres y arroz. Otra de las delicias más conocidas es el pollo yassa. Se trata de un guiso de pollo con un sabor especial, gracias a que la carne se marina con diversas especias. Se acompaña con arroz. Por su parte, el Maffe puede prepararse de ternera o de pollo y se acompaña de arroz y verduras. Lo más exótico es su salsa, elaborada a base de cacahuetes.

Si hablamos de postres, tenemos que mencionar el toufam, una especie de yogur diluido en agua azucarada. Otra excelente opción para finalizar una comida es hacerlo tomando cualquiera de las sabrosísimas frutas que produce la tierra senegalesa: mangos, papayas, guanábanas, guayabas, ditakhs…

Como buen país musulmán, en este rincón de África tomar infusiones forma parte de la cultura. El bissap se prepara con hibisco y se puede beber tanto frío como caliente. Su original color violeta atrae tanto como su sabor.Por su parte, el taya es un té negro que se sirve tres veces en una sola sesión. La primera taza se bebe ligeramente amarga; la segunda con más azúcar y la tercera, muy dulce.

También deberías probar el vino de palma. Recolectado en la copa de las palmeras, se fermenta de forma natural y se puede beber dos veces al día: por la mañana, en que está muy dulce y con menos contenido de alcohol, y por la noche, con un sabor ligeramente más amargo y más fuerte en graduación alcohólica.

¿Cómo moverse?

Taxi: Normalmente, es el medio de transporte más cómodo y fiable para pequeños trayectos. Resulta fácil encontrarlos y lo mejor es cogerlos a pie de calle, ya que solicitarlos desde el hotel puede encarecer el precio. Existe una tarifa base pero el regateo es habitual. También tienes que tener en cuenta que de noche las tarifas son más caras.

Autobús: Más barato que el taxi, el transporte colectivo puede llevar unas 30 ó 40 personas en cada viaje. El problema es que sus horarios son “flexibles”, es decir, que su hora de salida es cuando los vehículos están llenos.

Ferry: Hay un ferry que cubre la ruta entre Dakar y la Isla de Gorée. Las embarcaciones salen desde el puerto entre las 6 de la mañana y las 11 de la noche, el trayecto dura unos 20 minutos y podemos comprar los billetes en el mismo muelle.

Tren: Los trenes son relativamente baratos y circulan desde Dakar en dirección a Bamako, la capital de Malí, pasando por las ciudades de Thies, Diourbel, Tambacounda y Kidira.

¿Qué comprar?

Como en cualquier país africano, siempre supone una experiencia única que te acerques hasta algún mercado. El de Sandaga es el más grande y popular. Entre las telas y los objetos artesanales que allí se venden, encontrarás toda clase de olores, sonidos y colores. En los alrededores del mercado de Kermel (especializado en comida y del que ya te hemos hablado) podrás comprar toda clase de objetos de artesanía como telas, marroquinería, esculturas y cestos de mimbre.

Si estás buscando algo aún más auténtico, déjate caer por el mercado HLM, casi desconocido por los turistas. Podrás comprar de todo, desde ropa hasta comida, pasando por utensilios de madera o videocámaras. Especialmente interesante es el hecho de que las mejores modistas trabajan allí, por lo que su selección de telas es la mejor de la ciudad y las prendas se pueden encargar a medida.

Cerca del centro de Dakar se sitúa el Patio de la Orfebrería o Avenida de los Joyeros. Antiguamente conocida como “el patio de los moros”, es el lugar perfecto para encontrar joyas de oro, plata y cobre que senegaleses y mauritanos venden a muy buen precio.

Consejos y trucos

Jamás bebas agua que no esté embotellada o que sepas que ha sido convenientemente esterilizada. Tampoco tomes alimentos crudos o sin lavar. No es que te vaya a suceder nada grave, sino que nuestros estómagos europeos no están acostumbrados y pueden sufrir algún “percance”. También es muy importante concienciarse de que no se debe colaborar en la caza furtiva de cocodrilos comprando bolsos, zapatos o cinturones confeccionados con la piel de este animal.

Si quieres evitar la aglomeración de turistas en la isla de Gorée,  visítala en horarios distintos a los de la mayoría. Sal o bien muy temprano por la mañana o bien a media tarde para regresar por la noche. Además de evitar las hordas de extranjeros tendrás el placer de contemplarlo todo con la luz más bonita.

Información básica

Moneda oficial: La moneda de Senegal es el franco CFA

Idioma oficial: Aunque la lengua oficial utilizada en las administraciones y negocios es el francés, el 80% de la población habla el Wolof.

Documentación necesaria: Es necesario poseer el pasaporte en vigor con una validez de, al menos, 6 meses desde la fecha de entrada al país. Se debe obtener un visado si la estancia planeada es inferior a 90 días, y se deberá solicitar una prórroga para estancias superiores

Clima:Dakar tiene un clima tropical con dos estaciones: una caliente y húmeda (de junio a octubre) con temperaturas promedio de 27 °C, y una temporada un poco más fresca (de noviembre a mayo) con casi ninguna lluvia. La influencia del Océano Atlántico convierte a la ciudad en uno de los lugares más frescos y ventosos de la zona.

Vacunas: La vacuna de la fiebre amarilla es obligatoria para todos aquellos viajeros mayores de un año de edad, procedentes de zonas infectadas. Aunque España no está incluida en esas zonas es muy recomendable. No obstante, si viajas a Senegal procedente de algún otro país de la subregión es necesario contar con una Cartilla de Vacunación Internacional (de la OMS) en vigor en la que se contemple la vacunación mencionada.

– Recomendadas: Fiebre Amarilla, Hepatitis A y B, Tétanos, Triple Vírica.

– Situaciones especiales: Cólera, Fiebre tifoidea, Poliomielitis, Meningocócica ACWY135, Rabia, Gripe, Neumocócica.

No obstante, te aconsejamos que verifiques esta información en la página web del Gobierno de España porque puede haber cambiado: https://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPaises.do